THE PINKER TONES

The Pinker Tones Diary. All the latest news, photos and videos direct from PinkerLand!

SAMPLEANDO A MISS DAISY

Hola a tod@s,

hace poco recuperé de un armario una vieja amiga de mi infancia y de la de Niño que, como ya deberíais saber, es mi hermano: la Phillips Videopac G7000. Esta es la Miss Daisy de las videoconsolas y fue lanzada en 1978. Es lenta, audio y gráficos ultra lowfi, jugabilidad cero, etc… Pero una vez la enciendes, cuesta bastante volver a apagarla.
Lo más curioso del asunto es cómo llegó la Videopac a nuestras vidas. Esto os sonará a Edad Media, pero la verdad es que la heredamos. Se hace un poco extraño de explicar en esta época en la que entran y salen los gadgets tecnológicos de nuestras vidas con la misma frecuencia que nos cambiamos los zapatos. Pero sí, esta consola perteneció a nuestra tía abuela Gretl, que murió en 1983. Era una mujer muy emancipada y moderna, con una carrera impecable como sindicalista. Obtuvo la medalla al mérito civil y conoció al canciller Willy Brandt. Pero nunca acabé de entender qué hacía aquella consola en casa de mi tía Gretl. Mi madre dice que la compró cuando se jubiló. Al parecer tenía miedo aburrirse ya que, como la mayoría de los von Furia, padecía de cierta hiperactividad.
Lo que sí es comprobable es que, tanto Niño como yo nos alegramos enormemente cuando llegó la videopac. Afortunadamente para nosotros, España llevaba entonces un muy evidente retraso para con Europa en cuanto a bienes de consumo se refiere. Cuando Niño y yo visitábamos a nuestros abuelos en Alemania, nos pasábamos horas en las jugueterías, con los ojos que se nos salían de las órbitas. En ellas se vendían artículos que excedían nuestras fantasías más salvajes, juguetes de una variedad y calidad que yo no llegué a ver en una juguetería barcelonesa hasta que fui adolescente.
Por aquel entonces, había otra diferencia fundamental entre las jugueterías de aquí y las de allá. Aquellas eran más agradables, porque utilizaban muchas luces cálidas y de diferentes colores. Aquí la norma general era una deprimente luz de neón que lo tintaba todo de un gris amarillento. Yo siempre tenía la sensación de que los juguetes no adquirían su color hasta que no llegaban a casa…

En el caso de la Videopac, este retraso se traducía en que, mientras en el resto de Europa la consola ya iba de capa caída, en España estaba en pleno auge cuando llegó a nuestro hogar como parte de una herencia desde Alemania. Así que pudimos ampliar la escueta colección de juegos con la que contábamos inicialmente. Los de mi tía eran todos muy políticamente correctos: golf, bolos, basket, esquí, ping pong… Nosotros introducimos el elemento arcade: pacman, space battle, etc.
La cuestión es que durante años, aquello fue lo más parecido a un ordenador que hubo en casa de mis padres. Los domingos por la mañana fueron campo de batalla de ocho bits durante años y diría que estuvo activa hasta que llegó la game boy. Creo que en ese momento empezó a quedar arrinconada. Simplemente era mucho menos vistoso jugar a la game boy, que conectar la videopac a la tele del comedor, con lo que quedaba alterada la actividad normal de la familia. Ganó la GB porque se podía jugar a escondidas y con auriculares.

La cuestión es que han pasado unos años y ya no tenemos que pedir permiso a nuestros padres para conectar la videopac a la tele, ya que ahora cada uno tenemos nuestra propia casa con nuestra propia tele. Así que el otro día Niño y yo nos pasamos una tarde jugando con ella como en los viejos tiempos. Al cabo de un rato ya estábamos jugando “mal” con la idea de construir melodías. Dimos con unas cuantas combinaciones de teclas y joystick tan espectaculares que rápidamente conectamos la salida de audio de la tele a mi protools portátil y empezamos a grabarlos. Me parecieron tan alucinantes los sonidos que sacamos que aquella misma noche me puse a investigar sobre las funciones de audio de la Videopac. Y me di de narices con una sorpresa muy grata. Resulta que existe un juego, el cartucho número 31, llamado Musician. Tardé unos diez minutos en encontrar uno a la venta en retrogames.nl . Mientras acabo estas líneas recibo un mail de confirmación de pedido. Esto promete, pero ahora habrá que esperar unos días para que llegue el cartucho y ver si realmente conseguimos convertir la Videopac G 7000 en un sintetizador monofónico.

Pixeladamente vuestro,

Mr. Furia

P.S.: SELECT GAME

No comments yet»

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: