THE PINKER TONES

The Pinker Tones Diary. All the latest news, photos and videos direct from PinkerLand!

SINDROME DE ESTOCOLMO

Hace días que no escribo en este blog. Y no es porque no nos hayan pasado cosas divertidas desde que volvimos de América. Lo que ha sucedido es que yo no he sabido ver la historia. Es lo que tiene la escritura, a veces sientes necesidad de decir cosas y a veces sientes la necesidad de callar y escuchar. Hace poco estuvimos en uno de los sitios más bonitos de Galicia, Allariz. Y la semana pasada tocamos con Jeff Mills en Zaragoza y tuvimos la oportunidad de estrechar la mano del maestro. Pero no ocurrió nada que me despertara las ganas de escribir. Este fin de semana ha ocurrido.

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de visitar Estocolmo, pero no encontraba nunca el momento, hasta que la oportunidad se presentó en forma de concierto. Fuimos a tocar al Södra Teatren, un local mítico de la capital escandinava. Allí han tocado otros grupos españoles como El Bicho o La Kinky Beat, ya que los programadores tienen mucho interés en toda la escena latina alternativa.

Nunca hay una única razón que me impulsa a escribir sobre los sitios que visitamos. Lo que me motiva siempre es una suma de cosas más o menos extrañas o interesantes que van sucediendo durante el viaje, pequeños nexos absurdos entre personas y objetos, que de repente tienen sentido…

En este viaje, lo primero que me sorprendió fue que a las doce horas de salir de casa no se había producido ni la más mínima de tensión. De hecho, toda la salida transcurrió sin una sola situación que se pudiera calificar de estresante, lo que es absolutamente excepcional. Viajamos mucho y con mucho equipaje lo que dispara las probabilidades  de que se pierda una maleta, un instrumento, o porqué no… un vuelo. Pero esta vez llegó todo, no hubo retrasos, ni broncas por sobrepeso, ni ningún otro incidente aeroportuario digno de mención.

A la salida nos esperaba nuestro conductor armenio con un magnífico mustacho estilo Dalí. Llegamos puntales a la prueba, que fue muy fácil. Acabamos puntuales y nos dirigimos a Gamla Stan, para echar un vistazo al viejo Estocolmo, que nos dejó absolutamente alucinados. No quiero insistir una vez más en lo mucho que viajamos, pero pocas veces sucede que un lugar me parezca tan abrumadoramente acogedor. Intentaré resumir las razones por las que Estocolmo me parece un sitio tan alucinante. Primero, la gente tiene un trato exquisito, excepto cuando ha bebido. Pero la gente que se pone del revés y da el cante, no dura ni cinco minutos en un bar. Dos guardias de seguridad se le acercarán con una enorme sonrisa y sin que nadie se de cuenta le acompañarán hasta la puerta del local, invitándole a volver cuando se haya serenado.

Además de este elevado nivel de civilización, hay más datos escalofriantes sobre Suecia. El más chocante es que los suecos han puesto freno a la globalización en su país. Camina por la calle y realmente tienes la sensación de haber viajado, de estar realmente en otros sitio. Apenas hay franquicias de comida basura, ni de frapuccinos o de ropa de usar y tirar. La gente conduce coches escandinavos, usan tecnología escandinava. llevan ropa escandinava y la mayoría de negocios que se ven por la calle son marcas locales. Ah, y la reina de Suecia trabaja con niños discapacitados y el rey es un activo ecologista.

En resumen: me encanta ser catalán, pero en mi próxima vida quiero ser sueco.

Desinteresadamene vuestro,

Mr. Furia

1 Comment»

  EsPe wrote @

Moltes vegades em donau enveja de tots es llocs que visitau… em? X)

Que vagi be!!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: